"No pinto el ser, pinto el pasar", dice Montaigne (Ensayos, III, 2), tal vez recordando a Heráclito. Todo está de paso por este lugar: lo mostrado, quien lo muestra, quien lo ve. Al fondo, la montaña Huangshan, en el corazón de China, por donde anduve deambulando hace unos años. Y conste que, si el título de este cuaderno está en francés, es solo porque en español ya estaba ocupado. En realidad, esa imagen, la montaña vacía, es un lugar común del taoísmo. ¿Y no son estos cuadernos, al fin y al cabo, un lugar común por donde todos transitamos? Lugares comunes, lugares ocupados, lugares vacíos.

martes, 30 de octubre de 2012

Versos de otoño


El otoño ha borrado los caminos
y oculta en amarillas avenidas
huellas que habrían sido en otras vidas
caligrafía de nuestros destinos.


No son sus dedos lo bastante finos
para desenlazar fatales bridas
en oblicua fusión de sendas idas,
en fuga diagonal de desatinos.


En ti sueña el otoño, a mí me lleva,
dibujando certezas de mudanza,
dejándonos en blanco frente a frente.


Y su pausado pálpito renueva
esa fantasmagórica esperanza
de perderse en su estela dulcemente.





1 comentario:

  1. Abre y cierra muy bien; tiene una cierta tensión muy cult. ¿Te has dado cuenta del ritmo cambiado del cuarto, supongo? seguro. Rompe un poco el comienzo lento, al introducir el dactílico.

    ResponderEliminar